martes, 19 de octubre de 2021
RSS
Opinion

POLÍTICA

Balance y evolución de las actuales relaciones hispano-marroquíes

 |  15/01/2015
Balance y evolución  de las actuales relaciones hispano-marroquíes

 

 
El reino de Marruecos y el reino de España, en virtud de su situación geoestratégica de vecindad, el pasado común y el futuro prometedor, son muy conscientes del papel vital que  se les asigna tanto para lograr una mayor cooperación y entendimiento como para entretejer  y consolidar estrechos lazos de amistad  y buena vecindad entre ambos países.
 
El patrimonio histórico y cultural común es un campo muy rico y una base sólida que identifica y singulariza  la andadura de las relaciones hispano marroquíes. En este sentido, podemos ilustrar uno de los  ejemplos más significativos de la historia diplomática hispano marroquí ; se trata de citar el nombre de la primera representación diplomática marroquí en España encabezada por Ibn Abd al-Wahhab Ghasani que fue el primer embajador del sultán Muley Ismael  en Madrid durante el reinado del rey de España Carlos II (1691-1690).
 
La cultura desempeña un papel medular y pionero en el desarrollo de la activación y fortalecimiento de las relaciones bilaterales. El interés por este campo se está creciendo continuamente en estos últimos años. Este hecho se refuerza; tomando en consideración que existen  diversas organizaciones culturales españolas muy significativas  en Marruecos. Asimismo hay una fuerte demanda por parte de los marroquíes para aprender esta hermosa lengua cervantina. Este intercambio intercultural entre ambos pueblos es, indudablemente,  una fuente de inspiración y de optimismo  para el impulso de mejores futuras  condiciones de  entendimiento intercultural mutuo.
 
Sin embargo, debemos buscar nuevos y eficaces mecanismos para fomentar el diálogo intercultural  y enriquecer la  cooperación existente entre ambos países en diversos ámbitos compatibles  con las actuales realidades  sociopolíticas.
 
En la actualidad; las condiciones de la mejora y el desarrollo de las relaciones bilaterales hispano-marroquíes son, más que nunca, muy favorables y pertinentes. Esta situación está motivada,  sobre todo,  por las actuales circunstancias que definen el mundo de hoy en todas las esferas:  La seguridad, la crisis económica internacional,  la lucha contra el terrorismo, la lucha contra el crimen organizado, el tráfico de drogas, y el dilema de la creciente presión de la inmigración indocumentada desde África subsahariana; etc.
 
La necesidad de dar eficaces respuestas ante estos nuevos retos, requiere la necesidad imperiosa  de contar con más trabajo para defender los intereses supremos de los dos países con la intención  de mantener la seguridad y la estabilidad.
 
Ambos países están llamados  para trabajar juntos con el fin de explorar los horizontes del futuro y para trabajar con el fin de dar un fuerte impulso a las relaciones bilaterales en diversos campos. Esto se refuerza  teniendo en cuenta la geoestratégica situación de  Marruecos  como puerta de entrada a África y el mundo árabe, así como el lugar privilegiado de España como puerta de entrada a Europa.
 
En la actualidad, las relaciones Hispano-marroquíes desarrollan una cooperación fructífera en diversas áreas y sectores tanto a nivel  político, comercial, económico, cultural, científico, social y turístico, como en los planes de cooperación bilaterales, proyectos de inversión y desarrollo económico y comercial.
 
España goza de una imagen positiva y privilegiada  entre los marroquíes como país vecino con el que compartimos muchos lazos históricos culturales y económicos.  Además hay una fuerte voluntad política de ambos países para  dar una nueva dinámica a  la consolidación de la asociación estratégica para el futuro en beneficio de los dos países vecinos.
 
No en vano que Marruecos se ha convertido en un socio económico estratégico notable para España a nivel africano. Por otra parte, España se ha convertido en el primer socio  comercial de Marruecos a nivel externo y uno de los principales inversores en ella, desbancando a Francia.
 
Los datos económicos afianzan estas ideas, España ya es, la primera vez en la historia, el primer socio comercial de Marruecos. Este último se ha convertido al segundo mayor cliente de España fuera de la Unión Europea, después de Estados Unidos y por delante de China.
 
Paralelamente a este impulso en las relaciones económicas  entre los dos países. El reino de Marruecos y España han firmado recientemente una serie de acuerdos de cooperación bilateral en el ámbito del desarrollo, la cooperación cultural, la educación y el deporte,  el turismo, la energía, la electricidad y el transporte. En definitiva, los dos reinos han demostrado una gran madurez política y económica  para promover un mayor entendimiento y buena vecindad.

 

Comentarios
NOMBRE
EMAIL
COMENTARIO
Campos Obligatorios
Junta de Andalucía