martes, 16 de abril de 2024
RSS
Actualidad

LABORAL

El conflicto en Larache por la siembra de arroz de una empresa española en vías de solución

 |  20/06/2012
El conflicto en Larache por la siembra de arroz de una empresa española en vías de solución

La empresa arrocera española Mundiriz, filial de Ebrofood y productora del arroz  La Cigala, vuelve a trabajar con normalidad con la retirada progresiva de las fuerzas militarizadas que protegen sus actividades de siembra en la región de Larache.

Según dijeron fuentes del Gobierno local y de la empresa, el cordón militar que protege a los trabajadores de Mundiriz en sus labores de siembra de arroz desde el pasado sábado 16 está retirándose progresivamente ante la normalidad de la situación.

Sin embargo un portavoz del Gobierno en Larache, -que no dijo cuantos agentes estaban en el terreno, unas fuentes lo cifran en 2.000 y otros lo elevaron hasta 6.000- especificó que no hay fecha para su retirada definitiva, ya que el plan de las autoridades es mantener un retén permanente para garantizar las labores agrícolas y también la aplicación de los acuerdos con las poblaciones locales.

Las dos aldeas colindantes, Chlihate y Shishate, llevan dos meses de conflicto con el terreno de 2.500 hectáreas que cultiva la empresa Mundiriz, reclamando su expropiación, además de exigir más puestos de trabajo locales en la planta de la empresa y protestar por la proliferación de mosquitos.

Según una fuente oficial, representantes de estas aldeas han firmado un acuerdo con la empresa Mundiriz y la autoridad local para labrar un 'cordón sanitario' en torno a la finca que los proteja de los mosquitos, pero no aludieron a los otros conflictos.

Por su parte, el presidente de Mundiriz, Manuel Jurado, señaló que los agentes del orden son mucho menos visibles y que las labores de siembra se llevan a cabo con normalidad.

"Hay buena voluntad de la Administración, están por la defensa de la propiedad privada, tanto de extranjeros como de nacionales", recalcó. Jurado dijo que tuvo ocasión de agradecer personalmente al jefe de Gobierno marroquí, Abdelilah Benkirán, sus gestiones para ayudar a la empresa a retomar sus actividades, y precisó que este último le dejó claro que ha estado al corriente de todo el conflicto.

Conflicto

El despliegue de unos 2.000 agentes de las fuerzas del orden en la región de Larache se produjo el pasado sábado 16 por la noche, después de casi dos meses de violento conflicto entre Mundiriz y habitantes de dos comunidades limítrofes, que habían ocupado las 2.500 hectáreas que explota la empresa.

La siembra de arroz comenzó en la tarde-noche del domingo 17, protegida por los agentes del orden, que acamparon en la finca para proteger a los sembradores y evitar que fueran atacados como en las pasadas semanas por los habitantes de las aldeas que utilizaron caballos, cadenas, piedras y hondas.

El ministerio del Interior marroquí condenó "con vigor los actos de violencia" de "ciertos manifestantes" y añadió que no permitirá que se impida la libertad de circulación y trabajo advirtiendo de que realizarán una "estricta aplicación de la ley y sancionará toda infracción". El Ministerio señaló que los manifestantes utilizaron piedras contra las fuerzas del orden causando "docenas de heridos" además de intentar cortar el tráfico de la carretera de Larache a Alcazarquivir a la altura de Laaouamra.

Por su parte, según la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) en la región, los enfrentamientos se han saldado con cien heridos (15 en estado grave) y 25 detenidos, mientras que la empresa señaló que los heridos son en su mayoría agentes del orden que hasta el sábado tenían orden de no cargar.

El pasado sábado 16 según la AMDH los 2.000 agentes llegados de refuerzo cargaron con gases lacrimógenos y balas de caucho, protegidos por dos helicópteros hasta desalojar a los  manifestantes.

Por su parte, fuentes diplomáticas españolas confirmaron que la Embajada de España había pedido al Gobierno marroquí y al propio Gobernador de Larache, Nabil el Jarrubi, su intervención para proteger los intereses de la empresa española, establecida en Larache desde 1998.

El presidente de Mundiriz, que produce el 60% del arroz cultivado en Marruecos, Manuel Jurado, explicó que su empresa da empleo a 600 personas (todos marroquíes excepto 5 españoles) y que ha creado un 'cordón sanitario' contra los mosquitos de 50 metros alrededor de 12 kilómetros. La siembra del arroz lleva ya seis semanas de retraso sobre su calendario habitual.

Mundiriz llegó a Marruecos en 1998 y estableció un contrato con las autoridades para explotar en régimen de alquiler tierras del Estado, pero los habitantes nunca han querido entender que las tierras pertenecen al Estado y no a las comunas cercanas lo que ha provocado todo el conflicto. 
Comentarios
NOMBRE
EMAIL
COMENTARIO
Campos Obligatorios
Junta de Andalucía